New Era, periódico namibio, publica artículo sobre el bloqueo estadounidense contra Cuba.

New Era, periódico namibio, publica artículo sobre el bloqueo estadounidense contra Cuba.

Namibia, 28 de junio de 2021- El periódico namibio New Era publicó en sus versiones digitales e impresas el artículo titulado "Vacunas Cubanas: Un triunfo para la Humanidad". El artículo tiene la coautoría del segundo secretario de la Embajada de Cuba en Namibia, Aldo Fuentes, y el periodista Vitalio Angula.

A continuación, este sito reproduce íntegramente el mencionado trabajo periodístico.

"Vacunas Cubanas: Un triunfo para la Humanidad"

Hace treinta y cinco años, el comandante de la Revolución Cubana Fidel Castro tuvo la visión de convertir los cubanos en hombres y mujeres de ciencia.

El 1 de julio de 1986, el gobierno cubano fundó el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba (CIGB).

La misión del centro es "investigar, desarrollar, producir y comercializar productos biotecnológicos y farmacéuticos novedosos con un impacto positivo en la salud humana, animal y vegetal, y en la producción industrial, en armonía con el medio ambiente".

Esta visión a largo plazo del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana y Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, Fidel Castro, ha dado sus frutos con el anuncio de ensayos exitosos en el desarrollo de vacunas para el nuevo coronavirus, causante de estragos en todo el mundo desde que se detectó por primera vez en Wuhan, China, hace 18 meses, y declarado una pandemia mundial el 11 de marzo de 2020 por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cuba ha desarrollado hasta ahora cinco vacunas con éxito en la lucha contra el patógeno.

¡La más eficaz es la vacuna Abdala (administrada en tres dosis) con una eficacia del 92,28% en ensayos clínicos! Así lo anunció la directora general del CIBG, Marta Ayala, el 22 de junio de 2021 en presencia del presidente cubano Miguel Díaz-Canel y otros altos funcionarios del gobierno de Cuba. Este es un hito histórico en la ciencia global, alcanzado por la revolucionaria nación insular.

¡Esta es una nación que ha sido sometida a sanciones comerciales, financieras y económicas unilaterales por parte del gobierno de los Estados Unidos desde el 7 de febrero de 1962!

El 23 de junio de 2021, la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) volvió a votar la resolución anual sobre la “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra Cuba”.

Como era de esperar, 184 países, incluida Namibia, votaron a favor del levantamiento de las sanciones, mientras que dos votaron en contra y tres se abstuvieron.

Estados Unidos e Israel siempre han votado en contra del levantamiento de las sanciones (aunque en 2016 Estados Unidos votó a favor de la abstención), mientras que, en esta ocasión, Brasil, Colombia y Ucrania optaron por abstenerse.

Los gobiernos de derecha de Brasil y Colombia, presididos por Jair Bolsonaro e Ivan Duque respectivamente, influidos por el mito de la supremacía blanca estadounidense, apoyan la agenda imperialista de socavar la soberanía cubana, por lo que eligieron la conveniencia política y la supervivencia sobre la Carta de la ONU que busca fomentar y “desarrollar relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de igualdad de derechos y autodeterminación de los pueblos”.

Ucrania, aunque poyada por Cuba después de la crisis de Chernóbil del 26 de abril de 1986, decidió abstenerse.

Ucrania eligió olvidar cómo Cuba ha brindado atención médica a más de 26 614 sobrevivientes de Chernóbil en un período de 21 años, desde el 29 de marzo de 1990 hasta el 24 de noviembre de 2011.

Estos sobrevivientes de envenenamiento por radiación (84% de ellos niños) fueron tratados en el centro médico de Tarara, en un programa financiado por el gobierno cubano.

A pesar de las dificultades económicas que enfrentó Cuba después de la caída de la Unión Soviética y el subsecuente período especial de los años noventa, Cuba acudió al rescate de Ucrania en su momento de necesidad.

Sin embargo, el gobierno ucraniano optó por olvidar esa ayuda humanitaria cubana y se abstuvo en el tema del levantamiento de las sanciones contra Cuba en la ONU.

El bloqueo económico socava la capacidad de Cuba de comercializar y distribuir la vacuna, lo que aliviaría la escasez y el reparto desigual de los medicamentos contra la COVID-19 que ya experimenta el mundo.

Con solo el 1% de la población africana vacunada contra el coronavirus, la vacuna Abdala de Cuba podría ser un arma muy necesaria en el arsenal para erradicar el Covid-19 en el continente africano.

Abdala ocupa el cuarto puesto mundial de efectividad en el ranking de vacunaa existentes contra la COVID-19. Cuba prevé producir al menos 100 millones de dosis de su vacuna para la distribución mundial.

Sin embargo, esta distribución de la vacuna puede verse afectada por el carácter extraterritorial de las sanciones de Estados Unidos contra Cuba, si la administración Biden no regresa a la política de normalización de las relaciones bilaterales de la era Obama, la cual Donald Trump revirtió durante mandato como el 45º presidente de los EE. UU.

¡La administración Trump impuso 243 nuevas sanciones contra Cuba!

Estas sanciones incluyen las que pudieran ser aplicadas a los países que realicen transacciones comerciales con Cuba, utilizando dólares estadounidenses.

Cuando Cuba vende sus servicios y bienes a otros países se ve obligada a utilizar otras monedas internacionales (por ejemplo, el euro). Sin embargo, sus socios comerciales generalmente exigirán que Cuba asuma el costo de la conversión de monedas. Trámite que puede ser oneroso y erosiona las ganancias de las empresas cubanas. Ello provoca que las transacciones comerciales internacionales sean engorrosas e indeseables, tanto para Cuba como para sus socios comerciales.

Estas y otras medidas del gobierno de los Estados Unidos, que buscan quebrantar la soberanía cubana, pueden resultar desafiantes una vez que la OMS apruebe finalmente las vacunas cubanas para su distribución mundial.

La agenda presentada de más de 60 años por EE. UU. contra Cuba, fue propuesta por primera vez por Lester D. Mallory, Subsecretario de Estado Adjunto para Asuntos Interamericanos. Mallory reconoce que “el único medio previsible de alienar el apoyo interno (en Cuba) es a través del desencanto y el descontento basado en la insatisfacción y las penurias económicas”.

El funcionario estadounidense además propuso que “se deben utilizar rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica de Cuba. Si se adopta tal política, debería ser el resultado de una acción positiva que, aunque sea lo más hábil y discreta posible, haga los máximos avances en negar dinero y suministros a Cuba, disminuir los salarios monetarios y reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.

Mallory termina diciendo "todas las demás vías deberían explorarse igualmente".

En un momento en que el mundo está lidiando con los efectos devastadores de una pandemia global, los ciudadanos del continente africano deberían oponerse a la hegemonía global de Estados Unidos.

Una hegemonía que busca destruir países que se niegan a someterse a los intentos de Estados Unidos de establecer un nuevo orden mundial; donde solo las voces estadounidenses se consideran valiosas, ya que intenta dar forma al mundo a su imagen.

Los países africanos deben articularse y establecer vínculos comerciales con Cuba para garantizar el acceso a la vacuna una vez recibida la aprobación de la OMS.

Los países africanos deben unirse para rechazar los intentos imperiales de negar a sus ciudadanos el acceso a las vacunas, que han demostrado ser muy efectivas, en medio de una pandemia mundial que ha cobrado 3 890 000 vidas, y contando.

Puede leer el artículo completo en inglés en el siguiente link: https://neweralive.na/posts/opinion-cubas-vaccine-a-triumph-for-humanity-1.

Categoría
Bloqueo
Cooperación
Multilaterales
Solidaridad
RSS Minrex