Menu
Misión Permanente de Cuba en Ginebra
Detalles del Artículo
Intervención de la Representante Permanente de Cuba, Embajadora Anayansi Rodríguez Camejo, a nombre de la CELAC, sobre el fallecimiento del Presidente

Ginebra, 6 de marzo de 2013.

Señor Presidente:

Con profundo dolor nuestros países recibieron ayer la noticia del lamentable y doloroso fallecimiento del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Antes de continuar esta intervención pedimos guardar un minuto de silencio en su honor.

Señor Presidente:

A nombre de los países que integran la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), expresamos nuestra más profunda solidaridad con el pueblo y gobierno de la hermana República Bolivariana de Venezuela, y en particular con los familiares y amigos del Comandante Chávez.

Resulta difícil asimilar este doloroso acontecimiento. Su fallecimiento nos conmueve a todos. Ha dejado de existir físicamente un hombre excepcional, extraordinario, respetado y admirado a nivel mundial, y al que todos, incluyendo sus adversarios políticos, le deseaban una pronta recuperación.

Especial mención merece el aliento de su pueblo venezolano, que le brindó todo el apoyo, cariño y solidaridad en los momentos más difíciles. 

Señor Presidente:

Resulta imposible referirse a la inmensa obra del Comandante Chávez en tan poco tiempo. Chávez fue clave en la marcha de América Latina hacia su segunda independencia. Luchó y trabajó incansablemente no sólo por el bienestar del pueblo venezolano, sino también por el de muchas otras naciones y en particular las latinoamericanas y caribeñas. Lucho por la Patria Grande como el gran libertador Simón Bolívar.

Como expresara el cantor venezolano Alí Primera, “los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos”. Chávez no ha muerto. Chávez no entró en la historia ayer, entró hace más de una década cuando inició la Revolución Bolivariana y la lucha por una verdadera integración latinoamericana. Su vida y obra será siempre recordada como un referente. Su figura y legado son inspiración para todos, en particular para los pueblos que luchan por un mundo mejor.

Bajo el liderazgo del Comandante Chávez Venezuela ha alcanzado la mejor situación de su historia. Ha logrado casi todos los Objetivos de Desarrollo del Milenio, erradicó el analfabetismo, democratizó el acceso a la educación incluida la universitaria, aseguró una cobertura universal de salud con servicios de calidad, elevó con creces el salario mínimo, disminuyó significativamente la pobreza heredada y permitió al pueblo conducir su destino y construir libremente su futuro político, económico y social. La Operación Milagro, que ha permitido recuperar la visión y con ello mejorar la calidad de vida de millones de venezolanos, latinoamericanos y caribeños, es un claro ejemplo.

Señor Presidente:

El Comandante Chávez no es de Venezuela, es del mundo y de Nuestra América. Nuestros pueblos lo tendrán presente más que nunca y continuarán su obra, que es el mejor homenaje y tributo posible a un hombre de tal altura política y liderazgo.

Estamos convencidos de que los pueblos de Nuestra América, guiados por su ejemplo, continuarán avanzando hacia una verdadera unidad e integración. Sus iniciativas integracionistas, como el ALBA, PETROCARIBE, UNASUR y la CELAC, no morirán, por el contrario se fortalecerán.

Reiteramos la más firme solidaridad con el espíritu de la Revolución Bolivariana, su pueblo y sus líderes, seguros de que sabrán dar continuidad a esa gran obra de amor y justicia social que inició y llevó adelante el Comandante Chávez en la tierra de Bolívar.

Permanecerá siempre con nosotros, Presidente Chávez.

Muchas gracias.

VOLVER
5 Héroes