La seguridad de Soberana

El candidato vacunal cubano contra el nuevo coronavirus avanza a paso firme desde que comenzaron los ensayos clínicos el 24 de agosto último.
Mientras el mundo espera con impaciencia una solución a la pandemia, Cuba demuestra una vez más su asombrosa habilidad científica, que la sitúa como uno de los puntales de la industria farmacéutica y biotecnológica, lugar que tradicionalmente ocupan países muy desarrollados.

Así lo demuestra el candidato vacunal Soberana, cuyo estado actual en ensayos clínicos en humanos lo convierte en el primero de América Latina en avanzar a ese estadio. En la primera fase, se administró la vacuna a 20 personas entre 19 y 59 años, y una semana después la recibieron otras 20 en edades comprendidas entre 60 y 80 años.

En este período—como han explicado sus desarrolladores del Instituto Finlay de Vacunas (IFV)—, a los voluntarios les realizan una serie de análisis de sangre en laboratorios clínicos e inmunológicos para medir la cantidad de anticuerpos y evaluar si la vacuna es segura y efectiva para solo así ampliar el grupo de personas.

Con inmenso orgullo, los especialistas aseguran que hasta el momento no se han registrado efectos adversos graves en ninguno de estos voluntarios, solo un dolor leve en el lugar de la inyección, un evento secundario común para todas las vacunas. Esta realidad demuestra que Soberana es un candidato vacunal seguro, afirman sus creadores.

Tal es así que, a comienzos de este mes, representantes de la Organización Mundial de la Salud expresaron confianza en Soberana, manifestando la voluntad del organismo de crear condiciones para facilitar su acceso a otros países cuando esté. Actualmente, la vacuna se encuentra entre las 37 que en el mundo los investigadores están probando a través de ensayos clínicos en humanos.

El dato trasciende a partir del Rastreador de vacunas contra el coronavirus que ha desarrollado The New York Times, una herramienta en ambiente web que también da cuenta —en su última actualización del 4 de septiembre— de que al menos otras 91 vacunas preclínicas están bajo investigación activa en animales.

En América Latina se están desarrollando otras vacunas, pero la nuestra es la única que camina hacia la fase dos. En esta etapa, la vacuna se probará en 676 personas, entre 19 y 80 años, incluyendo las 40 de la primera. Se espera que los resultados de los ensayos clínicos se publiquen en febrero de 2021.

Como decía —recientemente en una entrevista a Prensa Latina y al sitio web de la Asamblea Nacional del Poder Popular— Yury Valdés Balbín, director adjunto del IFV, este ensayo cuenta con todo el rigor en virtud del protocolo aprobado y hasta el momento ha tenido un desempeño ajustado al previsto en el cronograma.

En medio del arreciado bloqueo que impone Estados Unidos a nuestra nación, el IFV trabaja en otros candidatos, uno de ellos ya en fase muy avanzada, que según Valdés Balbín ya venció un grupo de hitos en agosto último y le quedan por vencer otros para cerrar la primera etapa. Pensamos que en próximas semanas o meses tengamos ese segundo candidato con la posibilidad de poderse probar en humanos, manifestó.

Los reconocidos científicos cubanos laboran intensamente en la búsqueda de acabar definitivamente con la pandemia. Pero cada etapa lleva su tiempo, la ciencia lleva tiempo y es importante que la gente no se desespere porque hay que hacer las cosas con el máximo rigor y estándar profesional posible. Y mientras llega, hay que cumplir con la vacuna que se llama responsabilidad.

Paso a paso, una vacuna
19 de mayo: Visita Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al Centro de Neurociencia. El Jefe de Estado señaló que «aunque haya vacunas de otros países, nosotros necesitamos la nuestra, para tener soberanía».

22 de mayo: Se elabora la propuesta de solución al problema planteado por el Presidente.

18 de julio: Encuentro con los líderes de opinión sobre los proyectos de desarrollo de vacunas específicas contra el SARS-CoV-2 del Instituto Finlay de Vacunas.

28 de julio: Vacunación de tres seres humanos (Líderes de proyecto: los doctores Vicente Vérez Bencomo, Yuri Valdés Balbín y Dagmar García Rivera, directivos del Finlay).

12 de agosto: Inscripción del ensayo clínico en el Registro Público Cubano de Ensayos Clínicos.

13 de agosto: Autorizo oficial por la autoridad reguladora de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos de la República de Cuba para el ensayo clínico del FINLAYFR-1.

19 de agosto: Presentación oficial de la estrategia para el desarrollo de Soberana en un encuentro del Presidente cubano con los científicos y expertos que han trabajado directamente en el enfrentamiento a la epidemia.

24 de agosto: Comienza la primera fase de los ensayos clínicos para la validación del candidato vacunal.
monica@juventudrebelde.cu

Categoría
Eventos
RSS Minrex