Internet en Cuba: no para alimentar odio y subversión sino para una sociedad más justa.

Cubasi, 18 AGOSTO 2021. La ministra de Comunicaciones de Cuba, Mayra Arevich Marín, ratificó ayer que la voluntad política del gobierno cubano es llevar Internet hasta el último rincón del país, pero que se utilice en función de un pueblo más culto, más capacitado, para lograr una mejor gestión de gobierno y para alcanzar una sociedad más justa y un socialismo más sostenible.

Ello, en contraposición con los intentos injerencistas de Washington que pretenden emplear la Internet en Cuba “para promover una guerra de desinformación alentando mensajes de violencia y convocando a disturbios”.

Así subrayó en el espacio radio televisivo Mesa Redonda, que ayer martes trató sobre el uso ilegal del ciberespacio por EE.UU. contra la Isla, los efectos del bloqueo en el desarrollo de la conectividad a Internet y de la informática, y las nuevas medidas de Ciberseguridad adoptadas por Cuba.

A propósito de las más recientes normativas, publicadas en ayer en la Gaceta Oficial de la República, aseguró que “reglamentar las telecomunicaciones es salvaguardar la paz y el desarrollo del país, respaldados por los principios de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, vamos a seguir trabajando muy duro, para tener una sociedad digital justa, sostenible y que aporte al desarrollo de nuestro país”.

Con esa sentencia concluyó la Mesa Redonda, donde se amplió sobre las nuevas disposiciones jurídicas en materia de telecomunicaciones, las regulaciones incluidas en el Decreto Ley No. 35, “De las Telecomunicaciones, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y del Uso del Espectro Radioeléctrico”, y en la Resolución 105, “Modelo de Actuación Nacional para la Respuesta a Incidentes de Ciberseguridad”. 

Indicó que dichas normativas se encuentran refrendadas por nuestra Constitución, estaban concebidas en el programa legislativo de la nación y su concreción permitirá ordenar el sistema y uso del espectro radioeléctrico, como recurso soberano de la nación donde no permitirán injerencias.  Además de profundizar en tan importante normativa, se ofrecieron abundantes argumentos y datos sobre la expansión y uso de Internet en la isla. 

Con respecto a los avances logrados en ese sentido Arevich Marín detalló que las telecomunicaciones son eje transversal del plan de desarrollo hasta 2030 y recordó que el VIII Congreso del Partido aprobó cuatro lineamientos que sirven de guía a ese quehacer.

Aclaró que todo ese quehacer se sustenta en un sistema de ciberseguridad y de gestión del espectro radioeléctrico que proteja la defensa y seguridad nacional.  Precisó que “el decreto-ley No. 35 es la norma de mayor rango con que cuenta el sector y era “una necesidad para organizar nuestros servicios, las tecnologías y la gestión del espectro radioeléctrico”.

Con respecto a la Resolución 105, sobre el “Modelo de Actuación Nacional para la Respuesta a Incidentes de Ciberseguridad”, explicó que todos los países cuentan con disposiciones similares según exige la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

Dicha resolución protege ahora a las personas naturales ya que  tipifica procederes que pueden afectar tanto al individuo como a la familia, sirviendo a la vez para proteger nuestro ciberespacio y contar con una Internet ética y beneficiosa para el pueblo, indicó.

Al dar inicio a su intervención, la titular del Ministerio de Comunicaciones había aclarado que, a pesar de que EE.UU. sigue empeñado en utilizar la Internet y las telecomunicaciones en su campaña contra Cuba, y de que pretende ahora presentarse como el “gran facilitador” de ese servicio para la Isla, el  acceso a la Red de Redes en la Isla era únicamente debido a esfuerzo de los cubanos, de los especialistas y trabajadores del sector, a pesar de los grandes obstáculos impuestos también en ese sentido por el bloqueo imperial.

Este bloqueo sí es el que limita, refirió, la posibilidad de adquirir recursos para una infraestructura más moderna, y encarece cualquier adquisición en ese sentido.
No obstante, destacó que se continúa trabajando por continuar extendiendo ese servicio convencidos de la importancia de Internet para el país, para su economía y desarrollar aún más la informatización de la sociedad.  Puntualizó que la relevancia de Internet se ha podido constatar en el enfrentamiento a esta pandemia y ejemplificó con aplicaciones y otras facilidades que han contribuido a esta batalla.

La doble moral de EE.UU. también en las telecomunicaciones 

“Los EE. UU. están usando Internet como un arma de agresión contra el país”, sentenció categórico el viceministro primero de Comunicaciones,  Wilfredo González Vidal, luego de  denunciar los intentos del gobierno de esa nación para crear un supuesto Internet libre y abierto, según nota de lo departamentos del Tesoro y Comercio, la cual en realidad lo que hace reafirmar el propio bloqueo que no imponen.

Reiteró que se trata de “una franca violación a nuestra soberanía, la cual ha sido denunciada ante la Unión Internacional de Comunicaciones, condenando el uso de las tecnologías desde ese país con fines de desestabilización social.

Cuba, como país independiente y soberano, rechaza cualquier injerencia en la porción de ciberespacio cubano y en su espectro radioeléctrico, lo cual, destacó,  viola no solo las normativas nacionales sino las convenciones internacionales como el Convenio de la UIT.

“El gobierno de EE.UU. no tiene ningún derecho a permitir, alentar y mucho menos financiar el uso de las tecnologías brindar Internet a los cubanos. Esa política es de doble moral: es una política de bloqueo y de subversión el usar las tecnologías como un arma de guerra no convencional", sentenció. El viceministro apuntó que redes sociales como Facebook, Twitter y Youtube han violado sus propias políticas y normas al permitir la publicación de mensajes de odio contra Cuba, los cuales nuestro país ha denunciado.

A lo anterior,  se agregan ataques cibernéticos contra sitios de instituciones cubanas como el de la Presidencia y también de varios medios de comunicación.  De manera simultánea, impiden el acceso desde Cuba a más de 60 sitios digitales, bloqueando así esas alternativas de información y de capacitación que pudieran redundar en mejoras para servicios cubanos y también en la comunicación entre las familias.

González Vidal contrastó que mientras nuestra Isla se encuentra rodeada de numerosos cables submarinos de fibra óptica, nunca nos permitieron el acceso a ellos, y no fue sino hasta el 2013 cuando, gracias a las voluntades de Chávez y Fidel,  pudimos contar un cable de este tipo. Ello, aseveró, ratifica la política de doble rasero del gobierno estadounidense.

…pero se mueve

A pesar de los tantos obstáculos, las telecomunicaciones en Cuba continúan moviéndose  hacia una ampliación y mayor calidad.

Esa fue la  tesis argumentada por la presidenta ejecutiva de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA), Tania Velázquez, Rodríguez, quien abundó en particular en los esfuerzos por aumentar la conectividad de los cubanos a Internet.

Más de 5.14 millones de habitantes de esta Isla acceden ya a servicios y prestaciones de la Red de redes a través de la ETECSA. Unos 3.94 millones lo hacen desde la telefonía móvil y 1.20 desde PC.
Entre los avances logrado por Cuba mencionó:

  • El 100% de las cabeceras municipales en todo el país cuentan con cobertura de datos por la red 4G (LTE), de alta velocidad, al igual que el 41% de los consejos populares.
  • Tres de cada cuatro teléfonos celulares en Cuba cuentan con conexión a Internet
  • Se han incrementado a dos mil 306 los espacios de acceso público a la Red de Redes.
  • La tarifa navegación internacional se rebajó a 12.50 pesos cubanos, se ha extendido el ciclo de vida de las cuentas permanentes y trabajan por aumentar el ancho de banda.
  • En este 2021 se ha posibilitado el acceso a Internet a más de 2 mil 700 instituciones como centros educacionales, de interés económico y muy especialmente a entidades vinculadas al enfrentamiento a la Covid-19 como hospitales, policlínicos y otros.
  • En el presente, se dispone de  cuatro mil 778 radiobases -eran mil 973 en 2018-, y suman más de 5 millones los clientes con servicio de datos móviles.
  • Un total de 224 mil 600 personas cuentan con el servicio de Nauta Hogar para conectarse al ciberepacio.

Velázquez anunció que ETECSA se propone continuar expandiendo esta opción, incluyendo la posibilidad de conectividad inalámbrica y por fibra óptica. También dio a conocer que ya está lista la oferta de paquetes combinados, solicitados por los clientes,  que próximamente la empresa se dará a conocer por sus canales oficiales. 

Garantizar ciberseguridad no es limitar la participación social en el ciberespacio

El viceministro de Comunicaciones, Ernesto Rodríguez Hernández, al abundar en el compendio legislativo contentivo del decreto ley No. 35, dos decretos leyes y normas complementarias, explicó que el mismo es resultado  de la experiencia acumulada por nuestro país en las telecomunicaciones y el uso del espectro radioeléctrico, y también con el  marco regulatorio de este tema a nivel mundial a partir de que Cuba es firmante como  miembro de la UIT.

Calificó al Decreto Ley No. 35 como “la normativa de más alto rango aprobada en Cuba sobre las tecnologías de la información y las comunicaciones y el uso del espectro radioeléctrico”, la cual define nuestro derecho soberano de defensa en la utilización del espectro radioeléctrico así como el papel de las telecomunicaciones para el desarrollo del país. Destacó asimismo, que esa normativa tributa igualmente a la informatización del sociedad y  también defiende en el ámbito de las comunicaciones el derecho de los ciudadanos a la igualdad, la privacidad y el secreto refrendado en la Carta Magna.
 

En cuanto a la población, precisó que dicha norma la protege en el ciberespacio de aquellas acciones que dañan la ética afectando la intimidad y dignidad de los individuos, del ciberacoso, y de los intentos de tergiversar la realidad como las llamadas fake news. Aclaró que con esto no se limitaba la participación social en las plataformas digitales ya que en Cuba se defiende la Internet también como un espacio para el debate y la reflexión. Las nuevas normativas exigen que se haga un uso adecuado, respetuoso, ético y con apego a la verdad, de esos canales”.

Amplió que ese paquete legislativo define el servicio universal de los servicios de las telecomunicaciones como un derecho para todos los usuarios, independientemente de su localización geográfica, incluyendo  la telefonía pública, fija y móvil, el acceso a Internet y a los servicios de emergencia y socorro.

En relación con la actuación nacional ante incidentes de ciberseguridad, contenida en la  Resolución 105, precisó que la informatización en Cuba se desarrolla en la misma medida que desarrollemos las capacidades de ciberseguridad para los servicios y la infraestructura de telecomunicaciones. “La ciberseguridad es una dimensión de la seguridad nacional”, enfatizó, y la detalló como una herramienta que protege la calidad de los servicios se le ofrecen a los ciudadanos en las redes. Explico que si producía un ataque de denegación de servicio,  los contenidos dejaban de estar disponibles, causando el consiguiente malestar en los cibernautas.

Aclaró que esas normativas no eran sinónimo de censura y muchos países ya las tenían implementadas y que la propia UIT considera la capacidad de protección a ciudadanía en el ciberespacio al medir el índice de ciberseguridad (Cuba tiene el lugar 82 entre 194 naciones).

Continuar trabajando por una sociedad digital justa, sostenible y que aporte al desarrollo del país, es la voluntad  que hoy existe en Cuba, como subrayó la ministra de Comunicaciones Mayra Arevich Marín en sus palabras finales.

Categoría
Eventos
RSS Minrex